Para nosotras las mamás el proceso de introducir alimentos en la dieta de nuestros bebés está lleno de dudas: ¿qué dar, en qué momento, cómo darlo, qué debo saber?

Estas preguntas son normales y lo primero que debes tener presente es que en la etapa de la infancia se establece la relación con la alimentación. ¿Cuántos adultos conoces que aún les encanta comer su cereal favorito (Zucaritas, Froot Loops, etc.) de cuando eran niños? Es exactamente porque en esta etapa establecemos hábitos y gustos que nos acompañarán toda la vida. Por eso es tan importante iniciar la alimentación de tus hijos de la manera más saludable posible, aquí te tengo algunos consejos:

 

Alimentos para ninos y bebes sanos

1. Prepárate psicológicamente para la alimentación complementaria

Para poder iniciar este proceso de la manera correcta debes prepararte mentalmente, si tú estás tranquila le transmitirás esa tranquilidad. Los bebés son neofóbicos, es decir que le tienen temor a lo nuevo, por lo que la probabilidad de rechazo a nuevos alimentos puede ser alta. Por ello es importantísimo que tengas mucha paciencia al ofrecer los nuevos alimentos. Si estás ya conciente y preparada para este escenario te será más fácil mantener la calma.

inicio-alimentacion-infantil-bebe

Intenta dejar que las cosas fluyan, ¡no todo tiene que ser perfecto! Deja que tu bebé se alimente con sus manitos. Si te preocupan las manchas o el reguero, puedes utilizar ropita que no te importe dañar o poner papel periódico en el piso debajo de él.

 

2. Evita que la hora de comer se convierta en una batalla

Es importante que no obligues a tu bebé a comer algo que no quiere en ese momento. Lo peor que puede pasar es que la hora de comer sea siempre un momento de conflicto y estrés. Las madres siempre queremos que nuestros hijos coman todo lo que preparamos y que el plato quede limpio, pero la realidad es que comerá lo que le provoque en la cantidad que satisfaga su apetito.

Jamás utilices los alimentos como premio o castigo

Aún recuerdo cuando mi mamá me dejaba sola en el comedor frente a la temida sopa de espinaca… de nada servía, después de varias horas me levantaba de la mesa sin haberla probado y mi mamá quedaba frustrada. Así que si no quiere tomar la sopa de espinaca, ofrécela en otro momento o en otra presentación. Jamás utilices los alimentos como premio o castigo, cosas como ‘si te comes todo te doy el helado’, ‘cómete todo para que puedas ir a jugar’, ‘si no comes no hay tv’, pueden ser contraproducentes. ¿Por qué obligarlo a comer si no tiene hambre, o si le huele o se ve “raro”?  Si lo obligas a comer puedes estar estableciendo patrones negativos que lo podrían afectar en el futuro, como por ejemplo el de comer sin hambre.

introduccion-alimentos-a-bebe

No existe el alimento maravilloso que se tenga que comer por que sí, la variedad en estos casos es la clave. Si no quiere comer algo en particular ofrecelo otro día, por ejemplo la zanahoria puede ir rallada, en trozos, al vapor, en papilla, en el arroz, mezclada en puré de frutas y más. Mi hija Sofía que hasta hoy (8 años) no soporta el queso, no sabe la cantidad que ha comido! Se lo he mezclado en la masa de las arepas, con puré de papa, en la pasta. Así que ella puede seguir pensando que jamás lo comerá y yo disfruto en secreto.

 

3. Dale la libertad de elegir

Todos los niños son diferentes en sus procesos de alimentación, mis hijos son mellizos y son absolutamente diferentes en sus gustos. Mientras Sofía ama la ensalada de aguacate y tomate, a Andrés le produce repulsión el solo pensar en comerla. De hecho, mi hijo Andrés es sumamente selectivo y ha sido el reto más grande que he tenido como nutricionista.

bebe iniciando alimentación complementaria

En mi proceso de aprendizaje encontre una técnica que me ayudó mucho y la recomiendo para los más rebeldes de la casa. La técnica consiste en ofrecerle al niño una selección de diferentes alimentos en diferentes presentaciones, dándole la libertad de elegir lo que quiere o no quiere probar. Para esto puedes utilizar un platito con divisiones y colocar un tipo de alimento por cada espacio.  Si tienes un platito de 4 divisiones y le vas a preparar el almuerzo, puedes poner en el primero una proteÍna (pollo, carne, pescado, queso, huevo), en el segundo un carbohidrato (papá, yuca, auyama, batata, pasta, arroz), en el tercero un vegetal (zanahoria, habichuelas, tomate, aguacate, arvejas) y el cuarto puede ser un trozo de fruta.

Preséntale el platito y deja que lo explore sólo y con sus manitas

Recuerda que las cantidades deben ser pequeñas. Lo que tu niño va a comer es del tamaño de su puño, no del tuyo. Preséntale el platito y deja que lo explore sólo y con sus manitas, puede que explore algunos alimentos  o quizás te sorprenda y lo coma todo. El proceso es exitoso si al menos toca la comida, ese simple hecho significa que vamos progresando al siguiente paso: ¡probarla! En ese momento puedes explicarle que no es necesario que trague si no le gusta algo,  luego puedes volver a intentar con ese alimento en otro momento o presentación. Este proceso permite que explore, pruebe y tacte sin trauma para descubrir que alimentos son de su agrado.

Hoy día Andres tiene 8 años y aunque ha crecido sano y fuerte, sigue sin comer todo lo que yo quisera que comiera. Sin embargo siempre que le ofrezco algo que no come, él lo prueba… algunas veces me ha dicho ‘me encanta!’ y otras ‘no me gustó!’. Ofrécele la libertad a tu pequeño de descubrir.

 

4. Escoge alimentos y preparaciones que mantengan un alto valor nutricional

¿Qué elegir, podrá comerlo? Les dejo esta sencilla regla: entre más cercano esté el alimento a su estado natural mejor. Lo opuesto también es cierto, mientras más procesado desmejorarán sus propiedades nutricionales. Entonces mejor elegir la papa en el mercado que el puré que viene listo para preparar. La fruta natural antes que el jugo o la mermelada.

Entre más sencilla la preparación mejor, así el alimento conservará mejor sus aportes nutricionales

Entre más sencilla la preparación mejor, así el alimento conservará mejor sus aportes nutricionales. Las mejores opciones son cocinar alimentos al vapor, horneados o a la plancha. Preferir por ejemplo unas papas al vapor que a la francesa, ya que a la francesa absorberán aceite y aumentará su aporte calórico sin ningún beneficio nutricional. Evita también salsas, aderezos, cremas o toppings. La idea es que tu pequeño aprenda a conocer los sabores de los alimentos de la manera más natural sin alterar mucho el sabor original.

cereales organicos sin azucar para bebes

Grasas como el aceite de oliva o la mantequilla pueden ser usados en las preparaciones. Respetando siempre que no sea de manera exagerada o muy frecuente. En la comida lo importante es el balance, sin caer en exageraciones o repeticiones.

 

5. Evita alimentos con azúcar añadida

Lo seres humanos traemos una programación de preferencia al gusto dulce. Comúnmente esto se ve reforzado en el inicio de nuestras vidas a través de la alimentación. ¿Por qué? Bueno, nuestras primeras experiencias con los alimentos tienden a formar nuestros gustos. Por eso resulta tan importante límitar alimentos con azúcares añadidos. Si logras hacer esto, estarás inculcando hábitos alimenticios más saludables en tu pequeño que lo acompañarán el resto de su vida.

La Organización Mundial de la Salud recomienda no endulzar los alimentos para los niños

La Organización Mundial de la Salud recomienda no endulzar los alimentos para los niños y límita la cantidad de consumo a un maximo 20g al día (aprox. 4 cucharadas). Sin embargo debes saber que un refresco o algunos jugos en caja pueden llegar a contener más del doble de esa cantidad. Por eso mi primer consejo: ¡ofrece agua como bebida en sus comidas! Si quieres darle un postre trata de elegir fruta… aprovecha las de temporada, tienden a ser más dulces y económicas.

 

galletas para denticion

Mi última recomendación es muy importante: revisa siempre las etiquetas de los productos que vayas a comprar. Preferiblemente trata de elegir productos ‘sin azúcar añadida’ y libres de sabores o colores artificiales o conservantes. Ten en cuenta que la sacarosa (azúcar de mesa) tiene el mismo efecto que la azúcar morena o la panela. En general deberías evitar cualquier tipo de edulcorante, incluso si son libres de calorías. Aquí el tema no son las calorías. El tema es la educación en nutrición que le estás dando a tu pequeño y los hábitos que está formando.

Espero que estos consejos te ayuden a iniciar a tu pequeño de la mejor manera en la alimentación complementaria. Deja un comentario si tienes algún consejo que quieras compartir, te queda alguna duda, si quieres que hablemos de algún tema en específico o simplemente quieres decir algo.

 

mm
Es Nutricionista Dietista con especialidad en Crecimiento y Desarrollo de Niños. Cuenta con más de 15 años de experiencia en el campo de nutrición infantil y ha impartido charlas, talleres y cursos tanto a profesionales de la salud como a padres. Actualmente trabaja en máh! en el área de relaciones con profesionales de la salud. En Mundo Máh busca guiar a los padres en el importante camino de la buena nutrición de sus hijos.

También publicado en Medium.