Los hábitos alimenticios se deben estructurar firmemente, no solo para los hijos, sino para toda la familia…

Parece exagerado, pero para implementar una buena alimentación desde temprana edad es necesario ser riguroso con la alimentación y no suponer que más adelante se pueden corregir los excesos o el desorden nutricional.

Los expertos aseguran que en general se deben tener 3 comidas y de 1 a 2 meriendas por día, sin omitir ninguna comida. Al omitir comidas los niños acostumbran su estómago a comer sólo cuando están muy hambrientos y se adaptan para comer en exceso.

Así mismo, si los niños saben que la cena se servirá a las 6:00 p.m., tendrán menos probabilidades de empezar a buscar un paquete para comer a las 5:30 p.m., mientras que si la cena se sirve a diferente hora todas las noches (por ejemplo, a veces a las 6:00 p.m., pero otras veces a las 8:00 p.m.), es posible que busquen un paquete para comer a las  5:30 p.m. para no arriesgarse a tener que esperar 2 o 3 horas para satisfacer sus retortijones de hambre.

 

Existe otro elemento muy importante para la alimentación estructurada, y es asegurarse de que la familia come junta lo más frecuentemente posible sin distracciones. En muchos hogares, las familias pocas veces se sientan a comer juntas, y cuando lo hacen, la TV está encendida y ninguno dice una sola palabra durante la hora de la cena. La TV es una interrupción que debe evitarse mientras se está comiendo.

Profundizando en el tema, ¿qué tan importantes son las comidas en familia? En muchos grupos familiares, son el único período del día en el que la familia está unida, brindándole a cada adulto y niño una oportunidad de hablar sobre lo que ocurrió en el colegio o en el trabajo.

Es un momento en el que la familia se puede unir unos con otros. También es un buen momento para enseñarle a su hijo sobre las comidas saludables, balanceadas, sobre los tamaños óptimos de las porciones, y sobre cuál puede ser el modelo de una alimentación saludable. Es el espacio perfecto para motivar a su hijo, celebrar sus éxitos y reafirmar si está teniendo dificultades. Como un beneficio agregado, podrá observar qué y cuánto está comiendo.

Aproveche estas oportunidades como entrañables momentos que se convertirán en algunos de los más dulces recuerdos familiares muchos años después…

Una nota más: estas comidas familiares probablemente se volverán menos comunes mientras su hijo entra en la adolescencia. Una vez se involucre en los ensayos para la obra teatral del colegio o esté entrenando algún deporte, envidiará esos días en los que la familia podía estar unida en el comedor. Aproveche estas oportunidades como entrañables momentos que se convertirán en algunos de los más dulces recuerdos familiares muchos años después.

Peligros durante el fin de semana

Algunos padres consideran que tienen buen control sobre cómo se desarrollan las vidas de sus hijos durante la semana. Existe una estructura para el día, de lunes a viernes, incorporando el colegio y las actividades extracurriculares que ayudan a controlar de manera efectiva los niveles de actividad y nutrición de sus hijos.

Después llega el fin de semana. La rutina en la que se apoyan durante los 5 días anteriores simplemente no está, y es entonces cuando surge con frecuencia el problema.

Los sábados, es posible que los niños terminen viendo TV desde que amanece hasta el cansancio (si se los permite). En el proceso, no están haciendo ningún ejercicio, y probablemente están consintiendo demasiado los bocadillos cuando no están jugando con el control remoto. Luego se encuentran las cenas del fin de semana en el restaurante favorito de la familia con bufé libre, o la tarde en el parque en donde todos terminan comiendo perros calientes.

¿Cuál es la solución? Es necesario planificar los sábados y los domingos con tanto cuidado como el resto de la semana de su hijo. Ayude a programar su horario para que al menos una parte de cada sábado y domingo se dedique a la actividad física. En casa, asegúrese de que solo haya disponibilidad de snacks saludables.

 

*Artículo originalmente publicado en healthychildren.org

 

mm
A través de Mundo Máh! queremos acompañar a todas las mamás y papás en el maravilloso camino de la crianza. Sabemos que es más fácil cuando tienes el apoyo y soporte de tu familia, amigos, otras mamás. En este espacio convergen mujeres y mamás que quieren compartir contigo sus experiencias, consejos e ideas. La meta: contribuir al desarrollo integral de tus hijos.

También publicado en Medium.