La obesidad produce baja calidad de vida, como también enfermedades crónicas, muchas de las cuales se ven actualmente durante la infancia…

La generación de niños actual está expuesta a las consecuencias que surgen a largo plazo debido a la obesidad. Sin embargo, hay mucho por hacer para prevenir la obesidad infantil. Para empezar, debemos hacer algunos pequeños cambios respecto al enfoque de los alimentos, la alimentación y la actividad física. Todo esto es mucho más fácil en un niño pequeño.

Tampoco quiere decir que sea un trabajo fácil debido a que por ahora la opción saludable no siempre es la más cómoda.

En las generaciones pasadas era común creer que los niños superarían el peso normal al crecer. De hecho, en las dos décadas pasadas, los índices de obesidad se han duplicado en los niños y triplicado entre los adolescentes.

La obesidad afecta todos los sistemas del cuerpo ocasionando posibles enfermedades graves como diabetes, presión arterial alta, apnea del sueño, insuficiencia hepática entre otras. También puede ser causa principal del estrés psicológico asociado a sentirse diferente a otros compañeros, lo que conlleva a depresión, ansiedad y baja autoestima.

obesidad infantil

 

La American Academy of Pediatrics (AAP) sugiere los siguientes cambios para prevenir la obesidad infantil:

1. Animar a los niños a tener un estilo de vida sano en el hogar, en la guardería y en el colegio para que se encaminen hacia una vida saludable a largo plazo.

2. Pregunte a su pediatra sobre cómo puede fomentar hábitos saludables de alimentación que comiencen desde la infancia.

3. Desde un principio anime a los niños a comer una variedad de alimentos saludables y déjelos que decidan cuando se sienten llenos. No olvide que sus preferencias o gustos pueden cambiar con el tiempo y puede que necesite probar hasta diez veces un nuevo alimento antes de que lo disfrute.

4. Elija refrigerios saludables, como verduras, frutas, alimentos lácteos bajos en grasas y granos enteros.

5. Siéntelo a la mesa del comedor junto con toda la familia y trate de apagar el televisor. Los estudios revelan que los niños que miran demasiada televisión tienden a tener sobrepeso debido a que la televisión y el tiempo que pasan frente a una pantalla le quitan la oportunidad de poder hacer cosas como correr, saltar e interaccionar con otras personas.

Tenga en cuenta que los niños tienden a comer más cuando ven televisión. Además, están expuestos a comerciales que los inducen a comer alimentos poco saludables.

6. Tener buena comunicación con sus niños los protegerá.

7. Ir de caminata en familia, y hacer actividades físicas juntos es la mejor oportunidad de construir hábitos saludables.

 

*Artículo publicado originalmente en Healthy Children Org

 

mm
A través de Mundo Máh! queremos acompañar a todas las mamás y papás en el maravilloso camino de la crianza. Sabemos que es más fácil cuando tienes el apoyo y soporte de tu familia, amigos, otras mamás. En este espacio convergen mujeres y mamás que quieren compartir contigo sus experiencias, consejos e ideas. La meta: contribuir al desarrollo integral de tus hijos.

También publicado en Medium.