A estas alturas todos sabemos de la importancia en la alimentación de frutas, verduras y hortalizas en los niños… 

El poco consumo de las frutas y verduras en temprana edad está relacionado con problemas de salud a medio y largo plazo. Aun sabiendo la importancia de estos alimentos se oye con frecuencia a los padres hablar de esto como un imposible “ mi hijo no puede ni ver un trocito de verdura en su plato” ¿qué hago?.

Pero ¿Por qué pasa eso?, ¿por qué los niños tienden a rechazar las verduras, y a veces también la fruta?

Pues aquí cada niño puede tener sus razones, pero las más habituales son:

  • Los padres no las comen. Sí es bastante frecuente, que los padres coman poca verdura y poca fruta.
  • Al niño de bebé, al empezar con la alimentación complementaria, se le ha metido a la fuerza las papillas de verduras y de fruta. Esto pasa porque alguien les ha dicho que “tiene que” comer fruta o verdura. Al bebé, a partir de los 6 meses, se le OFRECE fruta o verdura, pero NO se la tiene que comer.

1. ¿Cómo ofrecer verduras para que las coma?

La primera conclusión de lo expuesto arriba sería hacer las cosas bien desde el principio. Ofrecer al bebé, o dejar a su alcance, verduras y frutas, pero NUNCA obligarlo. Muchos niños rechazan verduras y frutas porque se les ha “forzado” o presionado para que las coman cuando eran bebés.

Y segundo, los padres deben servir de ejemplo. Los hijos observan más de lo que creen. Puede que no hagan caso, pero observan constantemente.

Ahora vamos con algunos “truquillos” que se pueden ir probando:

Pon los alimentos de diferentes colores separados en el plato, nada de mezclarlo todo.

1º Ejemplo: En un plato poner un poco de tortilla (amarilla), con un poco de tomate (rojo) frito, crudo rallado a trocitos , y un poco de puré de calabacín, espinaca o algo verde.

2º Ejemplo: Arroz (blanco), con tomate (rojo), con huevo (amarillo)

3º Ejemplo: Dibujar con las verduras o frutas, puede ser una cara o una casa.  
mi bebe no come

2. Resalta en el plato los alimentos que le gustan y pon las verduras “disimuladas”:

1º Ejemplo: Le gusta el arroz o la pasta, prepara cualquier verdura bien triturada y bien mezclada con la pasta o el arroz.

2ª Ejemplo: Si le gusta la pasta, puedes cortar los vegetales en tiritas finas y largas como si fuera spaguetti y mézclalos junto con la pasta.

3º Ejemplo: Le gusta la tortilla, prepárale tortilla de calabacín, de espinacas, de champiñones…

4º Ejemplo: Añade salsas, caseras, que pueden aportar color y sabor a las verduras.

5º Ejemplo: Siempre puedes echar mano de los socorridos purés de verduras.

 

3. Pon cantidades muy pequeñas en el plato

Se trata de que lo pruebe, que al menos le llame la atención y lo pruebe. Ya le gustará, o no. Pero si tu hijo ve que le pones un plato lleno de puré delante, piensa que vas a “hacer que se lo coma todo”, y lo rechazará inmediatamente.

 

4. ¿Cómo hago para que coma más fruta?

1º Ejemplo: Ponla fácil y accesible. La fruta a la vista, en frutero en la mesa, siempre. En la nevera, lavada y lista para comer. Y que la coma cuando quiera, entre horas si quiere.

Presentar la fruta a trocitos pinchada en palillos, siempre será buena idea, mezclando colores preferiblemente.

2º Ejemplo:  Aprovecha también cosas que le gusten. Le gusta el yogur, hazle yogur de sabores triturando la fruta con yogur natural. Puedes incluso hacerlo más sabroso añadiendo frutos secos (bien triturados si son menores de 4 años).

3º Ejemplo:  Parece una obviedad, pero es más probable que se coma la fruta si se la ofrecemos cuándo tiene hambre. Si se la ofreces como postre de la comida o la cena puede que ya esté con poca hambre. Pero probablemente se la comerá mejor en la merienda (suelen salir con hambre del colegio o la guardería).
mi hijo no come

Algunos consejos más:

  • Se persistente y evita la actitud tipo “eso no le va a gustar”. En algunos estudios se ha visto que los niños necesitan probar hasta 15 veces algo para que les empiece a gustar.
  • Usa la imaginación. Piensa cómo es tu hijo, que cosas le pueden gustar más: ¿jugar con los colores?, ¿probar texturas diferentes?, ¿picotear la fruta entre horas?…

Y lo que NO hay que hacer:

  • Usar zumo, aunque sea casero y natural, en sustitución de la fruta.
  • Darle complejos vitaminas y complejos nutritivos para “suplir” fruta o verdura.
  • “Pelearte” con tu hijo para que se las coma.

Fuente

*Interventions for increasing fruit and vegetable consumption in children aged five years and under

*Artículo publicado originalmente en El blog del pediatra

 

mm
A través de Mundo Máh! queremos acompañar a todas las mamás y papás en el maravilloso camino de la crianza. Sabemos que es más fácil cuando tienes el apoyo y soporte de tu familia, amigos, otras mamás. En este espacio convergen mujeres y mamás que quieren compartir contigo sus experiencias, consejos e ideas. La meta: contribuir al desarrollo integral de tus hijos.

También publicado en Medium.